Cómo invertir a largo plazo, qué debes considerar y cómo de importante es la diversificación de nuestro capital a invertir, de eso hablamos en este artículo donde te mostraremos todo lo que debes saber antes de realizar una inversión de este tipo.

¿Qué son las inversiones a largo plazo?

Una inversión a largo plazo es una cuenta en el lado de los activos del balance de una empresa que representa las inversiones de la empresa, incluyendo acciones, bonos, bienes raíces y efectivo. Las inversiones a largo plazo son los activos que una empresa tiene la intención de mantener durante más de un año.

La cuenta de inversiones a largo plazo difiere en gran medida de la cuenta de inversiones a corto plazo en que las inversiones a corto plazo muy probablemente se venderán, mientras que las inversiones a largo plazo no se venderán durante años y, en algunos casos, es posible que nunca se vendan.

Ser un inversionista a largo plazo significa que está dispuesto a aceptar una cierta cantidad de riesgo en busca de recompensas potencialmente más altas y que puede permitirse tener paciencia durante un período de tiempo más largo. También sugiere que tienes suficiente capital disponible para permitirte atar una cantidad determinada durante un largo período de tiempo.

Explicación de cómo funcionan las inversiones a largo plazo

Para facilitar la comprensión sobre el sistema en inversiones a largo plazo, vamos a plantearnos un escenario en el cual actúan dos empresas, la empresa A y la empresa B.

Cuando la empresa A invierte en gran medida en la empresa B y adquiere una influencia significativa en la empresa B sin tener la mayoría de las acciones con derecho a voto, el precio de compra de cada una de las participaciones adquiridas por la empresa A se mostraría como una inversión a largo plazo.

¿Cómo clasificar las inversiones por tipo, corto o largo plazo?

Cuando una sociedad de cartera u otra empresa compra bonos o acciones ordinarias como inversiones, la decisión de clasificarlas como de corto o largo plazo tiene algunas consecuencias bastante importantes para la forma en que se valoran esos activos en el balance de cada uno de los inversores y vendedores de bonos o acciones.

Las inversiones a corto plazo se marcan en el mercado y cualquier disminución de valor se reconoce como una pérdida.

Sin embargo, los aumentos de valor no se reconocen hasta que se vende el artículo. Por lo tanto, la clasificación de las inversiones en el balance ya sea a largo o a corto plazo tiene una repercusión directa en los ingresos netos que se consignan en la cuenta de resultados.

Tipos de inversiones a largo plazo

Hay una serie de opciones de inversión a largo plazo que hay que considerar cuando se construye una cartera. Como siempre, la diversificación es una parte importante de cualquier estrategia de inversión, no lo apuestes todo en una jugada.

Crowlending: Los llamados préstamos P2P. Esta opción, permite a todo tipo de empresas financiarse de forma colectiva, mediante aportaciones de un grupo diverso de personas. Este grupo aporta pequeñas cantidades de dinero a una empresa, a cambio de un retorno económico acordado en un contrato de préstamo que puede oscilar entre uno y cinco años de duración. Si traducimos las dos partes de esta palabra sería, crowd=multitud, lending=prestar dinero, es decir adquirir dinero sin tener que pedir a la banca tradicional. Su gran ventaja es la diversificación de las fuentes de crédito.

Acciones: La compra de acciones es una de las estrategias clásicas de inversión a largo plazo. Esto requiere que te mantengas firme cuando los precios de las acciones caigan inevitablemente, entendiendo que el mercado es cíclico y que, después de todo, estás en él a largo plazo.

Bonos: Puedes hacerte con bonos que poseen fechas de vencimiento lejanas en el futuro para invertir a largo plazo, y tendrás una inversión de bajo riesgo que se amortizará en el futuro.

Fondos mutuos y fondos cotizados en bolsa (ETF): Los fondos mutuos y los ETF son inversiones colectivas. Los gestores invierten el dinero de varias personas en varios lugares, como acciones, bonos y otras inversiones. Esta es una buena inversión a largo plazo porque diversifica tu dinero.

Certificados de depósito (CD): Con los CD, le otorgas una parte de tu dinero a un banco por un período de tiempo predeterminado. Al final de ese período de tiempo, recuperas tu dinero más los intereses. Cuanto más tiempo dejes el dinero, más alto será el tipo de interés. Es uno de los métodos de inversión más conservadores, pero de los más seguros que hay.

Oro: El oro es una mercancía que probablemente retendrá su valor, excepto por un colapso social completo. Invertir en oro y mantenerlo por un largo período de tiempo es una buena opción para invertir a largo plazo.

Consejos sobre cómo invertir en productos a largo plazo
Básicamente los consejos siguen siendo siempre los mismos para todo tipo de inversión, salvo por algunos cuidados específicos de acuerdo al tipo de inversión a largo plazo que desees hacer.

Considera este tipo de inversión como la plantación de un árbol, que si lo haces sobre buen suelo esto generará a su tiempo muchos frutos, pero si lo haces sobre un suelo pobre las ganancias serán casi nulas. En este punto, debes ver el suelo como el análisis de riesgo que haces sobre la inversión y tu capital.

Lo ideal es tomarnos el tiempo para encontrar las inversiones a largo plazo adecuadas para nuestra cartera, y de ser posible un asesor financiero que nos permita afinar nuestro criterio.

Haz un análisis de los riesgos del mercado, cómo se posiciona ese producto en la actualidad y cuál sería su status un año, 3 años y hasta 5 años después. Como ejemplo considera cómo algunas personas veían a BlackBerry antes de que Android y iOS los desplazaran. No todo siempre es prometedor, siempre hay riesgos y los puedes ver o aproximarte a ellos en un análisis previo.

Estás dispuesto a realizar una inversión a largo plazo, por lo que estás dispuesto a esperar por el retorno de tu inversión, así que usa una parte de ese tiempo para considerar tus posibilidades.

Diversifica tu capital, esto es esencial, la diversificación te permitirá recuperar lo que en otro negocio has perdido. No lo apuestes todo en una sola jugada y haz pequeñas inversiones a largo plazo en distintos sectores conocidos por ti. Alguno puede dar el resultado que los compense o todos o puedes tener la fortuna de que todos funcionen.

Conclusiones sobre las inversiones a largo plazo
Una inversión a largo plazo es una cuenta que una compañía planea mantener por lo menos durante un año, como préstamos P2P, acciones, bonos, bienes raíces y efectivo. Hablamos de algo donde la apuesta es fuerte y el retorno hará que la inversión haya valido la pena.

Los inversionistas a largo plazo generalmente están dispuestos a asumir más riesgos para obtener mayores recompensas.

A diferencia de las inversiones a corto plazo, que están destinadas a ser vendidas dentro de un año, los riesgos y condiciones que se asumen con las inversiones a largo plazo van a otro nivel. La expectativa es mayor y el riesgo también, pues puede que la inversión vaya muy bien durante todo un año y al final se desplome inesperadamente.